martes, 2 de octubre de 2018

No sé.

Abel, B. (2016, 2018 de la edición en español) No sé, Arrobabooks.



Emma, la hija de Camille y Patrick, una pequeña de cinco años de gran belleza, tiene un desencuentro con su tutora del colegio, Mylène, en una excursión escolar al campo. A la hora de volver a la ciudad, los responsables de la excursión se dan cuenta de que Emma ha desaparecido. Algunos compañeros dicen que la han visto correr hacia el vecino bosque, empujada por su ira. Inmediatamente se inicia su búsqueda, en la que interviene la propia tutora, Mylène.

El tiempo pasa y los responsables del colegio dan aviso a la policía, que inician el rastreo de la niña. Finalmente, la pequeña es encontrada sana y salva. En cambio, quien no vuelve a dar señales de vida es su profesora, Mylène. Pero hay algo más, muy inquietante: la niña ha aparecido con el brazo vendado para proteger unos rasguños. Vendado, concretamente, con el fular de la desaparecida Mylène. Rápidamente todos los adultos llegan a la conclusión de que, a lo largo de su desaparición, la niña y la profesora han tenido que mantener contacto, y le preguntan a la pequeña qué sabe del paradero de su tutora. Pero la niña solo responde: "No sé".

A partir de ahí, se inicia una carrera a contrarreloj para encontrar a Mylène, ya que el tiempo se le agota: es diabética y no lleva con ella sus cargas de insulina. Puede morir en cualquier momento. Pese a todo, la niña sigue negándose a hablar de cualquier encuentro con la maestra.

Pero hay más, mucho más. La madre de Emma, Camille, y la desaparecida Mylène poseen un vínculo que va más allá de la propia relación entre una madre de una alumna y la tutora de esta. Un vínculo que estará a punto de acabar con la propia Camille.

Thriller trepidante, de fácil lectura, con momentos de tensión interesantes, en los que el narrador va escudriñando en los rincones más recónditos de la personalidad de los personajes, por osuros que sean.
La novela, ciertamente adictiva, juega con la ambigüedad de las actitudes inocentes o malvadas de la niña Emma, con el sentimiento de culpa y de redención de Camille, con la sed de venganza de Patrick..., creando una atmósfera a veces irrespirable.

Eso sí, en mi opinión, he de reconocer que la expectación que me provocaba la historia ha ido de más a menos. Desde un comienzo genial, abierto a múltiples posibles desenlaces, prometedor; hasta llegar a un final que, si bien guarda alguna sorpresa que no desvelaré, me ha dejado cierta sensación de que la trama podía haber dado alguna vuelta de tuerca más.

De todos modos, recomiendo su lectura, que os hará pasar más de un buen rato.

**

No hay comentarios:

Publicar un comentario