domingo, 3 de julio de 2016

Mientran hilan las mariposas.

Salgado, S. (2016) Mientras hilan las mariposas, Amazon FulFillment.


El libro que acabo de leer no es una de mis lecturas típicas. De hecho, es una novela que retrata "el alma femenina", muy lejana a las truculentas novelas de suspense de Jo Nesbo. No obstante, lo he leído con mucha curiosidad. ¿Por qué? Pues simplemente porque la autora, Silvia Salgado, fue mi vecina (pared con pared) durante unos cuantos años, hasta que hace ahora poco más de uno, su camino, y el de su entrañable familia, se alejó hacia tierras gallegas.

En mi opinión, necesariamente subjetiva, este relato no solo refleja a Silvia. Es que en muchas ocasiones es Silvia. Un modo de narrar cuidado, entrañable, con guiños de humor e ironía, detallista, cosmopolíta, cercano, auténtico. Una historia en la que, tras un lenguaje sencillo, se esconde una complicada amalgama de sentimientos cruzados: amistad inquebrantable, redención, búsqueda, amor. La humildad de reconocer los errores, y la esperanza de saber que existen las segundas oportunidades.

No voy a hacer spoiler, tan solo decir que la historia entrelaza el punto de vista de cuatro amigas de la niñez que se vuelven a reunir en Londres para ponerse al día de sus vidas. Y cada una de ellas descubre que su mundo particular, lleno de éxitos, pero también de fracasos, frustraciones y dudas; no es el único mundo que importa. Y eso llevará a que re-establezcan sus lazos de amistad, que aprovechen las mágicas sinergias de este sentimiento con la fuerza que les lleva a comprender que siempre hay una nueva oportunidad, sobre todo cuando no se está solo. Solo hace falta coraje para cambiar el rumbo.

En conclusión, que no creo que sea solo una novela para mujeres, aunque sí protagonizada por mujeres. Es una historia que hace recapacitar sobre el sistema de valores de nuestras vidas. La recomiendo, como recomendaré las próximas obras de Silvia, mi antigua vecina que contaba historias e inventaba juegos con sus dos maravillosas hijas en las cálidas tardes del verano valdepeñero; porque sin duda tiene mucho que contar.

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario