martes, 13 de octubre de 2015

La chica del tren.

Hawkins, P. (2015) La chica del tren, Planeta.


Rachel es una joven mujer a la que la vida no ha tratado últimamente bien. Su marido la abandonó por otra mujer, ella cayó en depresión y ahora tiene problemas de alcoholismo. Está sin empleo aunque ella engaña a su compañera de piso y casera cogiendo todos los días el tren de las 8:04 con destino a Londres. Dicho tren para durante unos segundos en un semáforo, desde donde contempla la feliz vida que una pareja lleva, en una casa a pocos metros de donde ella misma vivió su propia dicha con su ex-marido.

Un día, Rachel cree ver algo extraño al parar en el semáforo. Después, la mujer de la pareja a la que contemplaba día tras día desaparece; y Rachel comienza a pensar que tal vez esa feliz pareja no lo fuera tanto...

Esta novela, precedida de un gran éxito en el mercado anglosajón, es una historia interesante, con un giro final inesperado, que va creando adicción a la vez que se avanza en la lectura, del mismo modo que los trenes de cercanías toman velocidad poco a poco... El estilo es directo, sencillo, escrito en primera persona, a modo de monólogos que se van alternando: la propia Rachel, Megan (la mujer que desaparece), y Anna, la actual pareja del ex-marido de Rachel. Si bien al principio la narración parece algo monótona, con las penurias de la pobre Rachel y su alcoholismo; poco a poco el ritmo se volverá trepidante...

Quizá no sea una obra maestra de la literatura, ni sea una intriga especialmente elaborada; pero a veces el ambiente asfixiante que se genera en torno a Rachel contagia y hace pasar buenos ratos. Historia sin mayores pretensiones; pero adictiva. La recomiendo.

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario