miércoles, 27 de mayo de 2015

Yo confieso.

Cabré, J. (2011) Yo confieso, Destino.



La última novela del mundo que yo aconsejaría leer a alguien que busque algo ligero y entretenido sería "Yo confieso" de Jaume Cabré. Y eso que la historia no deja de ser fascinante: un valioso violín va cambiando, a lo largo de los años y siglos, de manos; ligado a una extraña maldición que hace que su trasiego vaya siempre acompañado de funestas consecuencias fruto de la debilidad humana. Y justo ese violín está guardado, como el más preciado de los tesoros, en el despacho del padre del niño Adrià. Este niño vive inmerso en el particular Universo de la tienda de antiguedades de la familia, estudiando historia e idiomas para satisfacer a su padre, y aprendiendo el arte de tocar el violín (precisamente) para satisfacer a su madre. Tras la muerte del padre, su culpabilidad lo llevará a descubrir una cadena de terribles secretos de los que su conciencia no se podrá desprender. Como digo, este relato no es precisamente ligero, forma un caleidoscopio de escenas, diferentes momentos y personajes, narraciones en primera y en tercera persona, cruces de historias, solapamientos de vivencias... Un texto denso que requiere de la atención plena del lector, que deberá ir desbrozando poco a poco los párrafos hasta completar el puzzle de la historia. En mi opinión, una trama fascinante y ambiciosa; pero demasiado trabada en la complejidad de una narración (premeditadamente) caótica.

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario