sábado, 4 de diciembre de 2021

El Reino.

Nesbo, Jo (2021) El reino, Penguin Random House Grupo Editorial.

 


Cuando uno se enfrenta a una novela de Nesbo, sabe que no va a quedar indiferente. Pasará por una montaña rusa de emociones, intrigas, desenlaces inesperados. Crudeza. Violencia.

Y lo peor es que a uno le engancha. Qué le vamos a hacer. Quizá todos tenemos nuestro lado oscuro.

Con "El Reino" me ha vuelto a ocurrir.

La historia está ambientada en una región rural de Noruega, en la localidad de Os, en los remotos páramos. Más concretamente, en lo alto de una montaña desolada, donde se levanta la desvencijada granja de dos hermanos, Roy y Carl.

Roy es un tipo reservado, austero, solitario, con una vida monótona y gris, que regenta la gasolinera del pueblo. Pero su vida cambiará cuando, tras hacer las américas, Carl, el hermano pródigo, optimista y encantador de serpientes, regresa al pueblo que le vio nacer, con su bella e inteligente esposa, Shannon; y un proyecto que revolucionará la tranquila y decadente vida de los vecinos de Os: la construcción de un gran hotel de lujo en lo alto de la montaña, que puede hacer ricos a los dos hermanos y a todo el pueblo en su conjunto.

Pero pronto comenzarán los problemas. Porque, en la pequeña comunidad de Os, un pasado oscuro y repleto de secretos y complejas relaciones ha permanecido latente. Y, con la llegada de Carl, ese pasado mal enterrado despierta para hacer temblar los propios cimientos de esa pequeña sociedad.

Un pasado de secretos y complejas relaciones que incluyen tabúes... y muerte.

Todo ello aderezado con los sentimientos contradictorios de Roy, siempre obsesionado por proteger a Carl; hasta que ha de admitir que lo que más desea hacer en el mundo implicaría seguramente herir de muerte la relación con su hermano.

La novela profundiza de un modo directo, cínico, casi sórdido, en la red de relaciones tejidas por el tiempo, los secretos, los tabúes y las traiciones, en la pequeña sociedad de Os. Es un relato de fracasos y remordimientos. De desesperanza. De silencios.

Y, curiosamente, también es una historia de intrigas y asesinatos. De matones a sueldo y chantajes. De traiciones y violencia.

Más aún. Aunque se desarrolla en los desamparados páramos de la Noruega más profunda, a mí me ha parecido un verdadero western, eso sí, pasado por nieve y hielo.

Desde luego, no me he divertido tanto como cuando Nesbo saca de su chistera una nueva historia de su personaje fetiche, el comisario Harry Hole. Pero no por ello deja de ser una historia tajante, contundente, inmisericorde y cruel con sus personajes.

Y ciertamente perturbadora y adictiva.

***

 

viernes, 28 de mayo de 2021

No soy un monstruo.

 Chaparro, C. (2017) No soy un Monstruo, Espasa.

 


Me enteré de la existencia de No soy un monstruo por medio de mi amiga y compañera de trabajo Rosa Muñoz, empedernida lectora de thrillers y novela negra como yo. Eso a pesar de ser el Premio Primavera de novela de 2017. Pero así soy yo, lo cierto es que solo tuve una racha, hace más de 20 años, en la que me dio por leer sistemáticamente los Nadal y los finalistas, que me solían gustar más.

Volviendo a esta novela, diré una obviedad: lo que más me llamó la atención fue quién era la autora. Carme Chaparro, periodista y uno de los rostros más conocidos de la televisión.

La trama no me pareció especialmente singular: desapariciones de niños achacadas a un mismo tipo, el misterioso Slenderman. Por cierto, ese nombre para "el malo" no me gustó demasiado. Precisamente hace poco comenté aquí Todo lo mejor, magnífica historia inscrita en un contexto totalmente diferente pero que toma el rapto de niños como recurso para desarrollar la historia.

En el caso que nos ocupa, son dos mujeres las protagonistas que se ven implicadas en la trama: la inspectora Ana Arén, y la periodista Inés Grau, que se ocupan de narrar los acontecimientos a dos voces, cada una desde su peculiar perspectiva. Además, junto a ellas aparecen una serie de personajes satélite, como Joan, un hacker amigo de Ana que ha desarrollado un software capaz de detectar enfermedades neurogenerativas a partir del patrón con el que los internautas usan sus teclados.

Se nota que Carme Chacón es periodista. Utiliza un lenguaje directo en una historia que no pierde ritmo y resulta trepidante y adictiva. Es exhaustiva en describir las escenas y los perfiles de los propios personajes; pero de un modo ágil, sin llegar a ser extenuante. Los sucesos van aconteciendo de modo casi frenético, y la autora sabe recrear en torno a ellos un ambiente presidido por el morbo fomentado por cierto tipo de periodismo.

El final es robusto, y todo encaja. Pero no deja indiferente. Simplemente por ello me alegré mucho de que mi admirada Rosa me aconsejara la lectura de esta novela.

**


domingo, 7 de febrero de 2021

Milena o el fémur más bello del mundo.

 Zepeda, J. (2014) Milena o el fémur más bello del mundo, Planeta.

 

 

Seguidor del thriller nórdico, español, o incluso francés; esta era la primera vez que me asomaba al latinoamericano, en concreto mexicano. Y he de decir que la impresión ha sido grata.

La novela de Jorge Zepeda Patterson se sumerge en el complicado mundo de las mafias de la trata de blancas, la prostitución en las altas esferas, y la corrupción política. Para ello se centra en Milena Alka, una joven y bella croata que es raptada y explotada por una red de proxenetas, principalmente en Marbella. Tras marchar a México, encuentra un protector que la saca de ese sórdido mundo. Se trata del poderoso dueño del diario más influyente del país, Rosendo Franco. Los problemas para Milena reaparecen el día que Rosendo fallece tras un paro cardiaco, y se ve obligada a huir con un misterioso cuaderno. La mafia retoma la persecución.

En el funeral de Rosendo Franco, su hija, la heredera del diario, contacta con los azules por medio del periodista Tomás Arizmendi, su antiguo amante. Los azules son un grupo de amigos de la niñez que, tras alcanzar el éxito en sus respectivas profesiones, se han convertido en una suerte de justicieros contemporáneos: el propio Tomás, la política Amelia Navarro, y Jaime Lemus, fundador de la empresa de seguridad Lemlock, y que suele utilizar medios poco ortodoxos para cumplir con sus metas. El objetivo de los azules: poner a salvo de las mafias a Milena y obtener su enigmático cuaderno. Con lo que no contaban es con que las mafias de la prostitución tienen influyentes contactos en las más altas esferas políticas de México, y con que están dispuestas a provocar un auténtico baño de sangre para recuperar a Milena y su cuaderno.

Relato trepidante, no exento de cierta sordidez y dosis de violencia, en el que el autor sabe mantener la tensión de la trama, que se convierte en una mezcla de thriller y road movie, con un evidente trasfondo de crítica al corrupto sistema político, y una denuncia del poder de las mafias internacionales de la prostititución.

***


martes, 15 de diciembre de 2020

Todo lo peor.

Pérez Gellida, C. (2019) Todo lo peor, Penguin Random House Grupo Editorial.

 


Hace unos meses comentaba en una entrada de este mismo blog Todo lo mejor, una trepidante escrita por César Pérez Géllida y protagonizada por Carapocha, uno de los personajes de su saga Versos, canciones y trocitos de carne. Entonces, ya comenté que ese cambio de escenario a la RDA de los años 80 le había sentado muy bien a un rejuvenecido Viktor Lavrov (Armando Lopategui), espía del KGB y respetado psicólogo criminalista.

Y así sigue siendo. A este personaje le sientan como un guante las más crudas tramas del Berlín Oriental. Y, desde luego, sin sutilezas.

Si en la anterior entrega Lavrov se adentraba en el oscuro mundo del tráfico de menores, ahora le toca sumergirse en el escabroso caso de una serie de brutales asesinatos en el mundo de la homosexualidad berlinesa, lo que es más o menos ignorado interesadamente por el hermético régimen comunista hasta que una de las víctimas resulta ser un alto cargo de la Stasi.

Al desenlace de la historia contribuye decisivamente la relación que mantiene Lavrov con su novia Erika. Un noviazgo con una peculiaridad que lo complica todo: si él está en la plantilla del KGB, ella pertenece a la Stasi, en unos momentos en los que, a ese lado del telón de acero, todos desconfían de todos.

A pesar de intuirse el final, Pérez Géllida mantiene la intriga y la tensión, sumergiéndonos perfectamente en el desolador escenario de los últimos años de la guerra fría.

Gran novela, concebida por Pérez Gellida para que al lector amante de la novela negra le resulte imposible despegarse de su lectura desde la primera hasta la última página. Y lo consigue. Qué bueno es este tipo.

****

lunes, 7 de diciembre de 2020

El Diario de Anna Frank.

Frank, A. (2016, 1947 de la primera edición) El diario de Anna Frank. Peguin Random House.


Anna Frank escribió este diario entre el 12 de junio de 1942 y el 1 de agosto de 1944. Contaba con 13 años cuando comenzó. En él relata su encierro durante esos 2 años en la "casa de atrás", una buhardilla oculta aneja a las oficinas del negocio de su padre, durante la ocupación nazi de Amsterdam. Describirá desde su óptica, siempre sazonada de un halo de fina ironía, la convivencia en ese escondrijo con su propia familia, la familia van Daan (van Pels en la realidad), y el señor Dussel (Pfeffer en la realidad). Un total de 8 personas en un reducido espacio en condiciones más que precarias.

Su tensa relación con su madre, su rivalidad a veces casi cómica con el señor Dussel, sus confusos sentimientos hacia Peter, el hijo de los señores van Daan... irán tejiendo una compleja red de emociones en su particular microcosmos.

Porque en las páginas de ese diario, Anna pasará por todos los estados de ánimo. La esperanza, el miedo, la alegría, la confusión, la desesperación. La incomprensión. El amor. Una mezcla de sentimientos ligados por un nexo cómun: la dignidad.

Y es que la maravilla que surge de este diario es la constatación de que la dignidad de la persona no solo permanece; sino que se refuerza ante la adversidad de un tiempo en el que la crueldad y la barbarie fue la tónica dominante en la vida.

Dignidad y libertad. Anna, en esos dos años, siente la angustia por permanecer encerrada en esa carcel sin barrotes, esperando vanamente una liberación que no llega. Pero ella, interiormente, siempre será libre: libre de opinión, libre en sus convicciones.

Y esa libertad, y esa dignidad, la sostendrán ante la penuria y la desesperanza.

Lo que me conmovió en realidad fue leer los pensamientos de Anna, su apuesta por sobrevivir, por seguir adelante a pesar de todo; sabiendo el desenlace de esa aventura de dos años.

Anna y sus cohabitantes de la "casa de atrás" fueron delatados y detenidos el 4 de agosto de 1944.

Después de pasar por los campos de concentración de Westerbork en Holanda y Auschwitzen Polonia, Anna y su hermana mayor, Margot, fueron deportadas al campo de concentración de Bergen-Belsen, donde ambas murieron de tifus entre finales de febrero y mediados de marzo de 1945. La madre de Anna murió de inanición en el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau. Hermann Van Pels fue enviado el 6 de septiembre de 1944 a las cámaras de gas de Auschwitz. Su esposa muerió a mediados de abril de 1945 en el campo de concentración de Theresienstadt. Peter Van Pels, el hijo de ambos y primer y único amor de Anna, falleció el 5 de mayo de 1945, tres días antes de la liberación. En cuánto al señor Pfeffer, murió en el campo de concentración de Neuengamme, el 20 de diciembre de 1944.

El diario de Anna Frank es, ante todo, una llamada a mantener intacta y presente la dignidad de los que en su día fueron víctimas por ser diferentes.

*****

jueves, 14 de mayo de 2020

Todo lo mejor.

Pérez Gellida, C. (2018) Todo lo mejor, Penguin Random House Grupo Editorial.



Hace cosa de un año concluía la lectura de la trilogía de César Pérez Gellida Versos, canciones y trocitos de carne, compuesta por los episodios Memento Mori, Dies Irae, y Consummatum Est. En esta espléndida trilogía, reconozco que había un personaje que no me encajaba del todo. Sentía que su inclusión era un poco forzada, una pizca fuera de lugar. Se trataba de un psicólogo criminalista ruso, con ancestros españoles, ex-agente del KGB. Armando Lopategui. Carapocha. Y me preguntaba hasta qué punto era creíble que un tipo así acabara persiguiendo a un malvado psicópata por, entre otros lugares, las calles de Valladolid.

Bueno, Pérez Gellida aportaba otros argumentos mucho más convincentes para rendirme a su trilogía y disfrutarla plenamente.

Digo esto porque, justamente, lo que menos me entusiasmó de aquella historia, el personaje de Carapocha, ha sido rescatado por su creador en una suerte de spin-off que se sitúa muchos años antes de Versos, canciones y trocitos de carne. Concretamente en 1980, en plena guerra fría, y nada menos que en Berlín. Ahora bajo el nombre de Viktor Lavrov.

Y ahora sí me encaja.

Es como si el personaje de Armando Lopategui / Viktor Lavrov por fín se encontrara en su salsa, en el papel de agente del KGB infiltrado en la Stasi. Un tipo mordaz, seductor, racional y a la vez instintivo. Reflexivo pero visceral. Cínico y atormentado. Irónico y caballeroso. Repleto de matices. Metido en los complicados juegos del contraespionaje, mientras sigue el rastro del mal: un misterioso personaje que tiene la singular costumbre de hacer desaparecer a niños de los orfanatos de ambos lados del Muro para, literalmente, beber su sangre.

En esta aventura Viktor Lavrov no estará solo. Le acompañará Otto Bauer, inspector jefe de la Kriminalpolizei, Birgit Bauer, hermanastra de Otto y también agente de la Kriminalpolizei, y Erika Eisemberg, el amor de Viktor. Y los cuatro comprenderán pronto que cazar al asesino de niños no va a ser fácil cuando eso implica incomodar a las más altas esferas del poder.

La historia fluye ágil y con intensidad, no da tregua, y eso provoca que sea un relato altamente adictivo. Sin duda, una buena opción que nos hará pasar las largas horas de confinamiento y desescalada, sumergidos en la atmósfera gris del Berlín de la última etapa del muro que dividió a un país, y a todo un planeta.

****

domingo, 5 de abril de 2020

Harriet.

Jenkins, E. (2013, 1934 de la primera edición) Harriet. Alba Editorial.


Esta novela pertenece a la colección "Rara Avis". Y cierto que lo es, al menos para lo que yo estoy acostumbrado a leer. De hecho, leí esta historia, inspirada en la sociedad victoriana de 1874, por mera casualidad: mi compañera y cómplice en lecturas de género negro, Rosa Muñoz, se acercó un día a mí en la cafetería de la Facultad con un ejemplar en la mano y me aseguró: "Te va a gustar." Y dio en el clavo. Más aún; más que gustar, me ha estremecido.

Harriet relata el triste, cruel devenir de una elegante mujer con algo más de treinta años, procedente de una familia adinerada, que era lo que en aquel tiempo se entendía por "tontita", es decir, que sufría algún tipo de discapacidad en el aprendizaje. Toda la vida había sido considerablemente feliz, protegida por su madre, en su "zona de confort", ajena a la crudeza de la sociedad de entonces. Hasta que un embaucador procedente de una familia sin apenas recursos, un tipo inteligente, seductor y con ningún escrúpulo, la enamora con la intención de casarse con ella y apropiarse de su fortuna. Y pese a la oposición de la madre de Harriet, y haciendo uso de todo tipo de argucias, lo consigue.

El marido de Harriet, Lewis, tiene como compinches a su hermano Patrick, un pintor de poca monta que vive al borde de la miseria recluido en una finca en el campo; a Elisabeth, la esposa de Patrick; y a Alice, la hermana de Elisabeth y verdadero amor de Lewis, una joven bella, ambiciosa y soberbia. Lewis también contará con el apoyo de la madre de Elisabeth y Alice, la señora Hoppner, prima de la madre de Harriet.

Una vez se celebra el matrimonio, y Lewis toma posesión de la fortuna de su esposa, comenzará la progresiva agonía de Harriet. Tras tener ella un hijo, será confinada a la humilde casa de la familia de Patrick, mientras Alice asume el papel de esposa de Lewis. Y transcurrirá una sucesión de vejaciones y tormentos: dejarán de hablarle, la tratarán como un animal, la encerrarán en una pequeña habitación con su hijo, la privarán de la higiene más elemental, apenas le darán de comer. Todo sin un plan preconcebido explícitamente entre Lewis y su familia; sino mediante acuerdos tácitos que van hilando una serie de aberraciones éticas y morales que nublarán la razón de todos ellos y desembocarán en el desastre.

La novela está narrada con el estilo propio de la primera mitad del siglo veinte, en un lenguaje detallado, casi exquisito, no exento de eufemismos, algo barroco, y siempre terrible. Lo que más llama la atención es la evolución del parecer de los secuestradores, Lewis y su familia. Cómo sus convicciones morales, como ya he dicho, se moldean para justificar las mayores atrocidades que, aunque ninguno de ellos se atreve a confesarlo, tienen como fin último y compartido por todos ellos la destrucción de Harriet. Asusta el modo en el que el mal puede ir haciendo mella de almas aparentemente sencillas y vulgares. Porque eso es lo que más conmociona. No estamos hablando de actos realizados por algún psicópata de novela negra. Estamos hablando de gente normal y corriente que se deja llevar por la ambición hasta inundar sus almas de oscuridad y odio.

Pero lo que más me sorprendió y me conmovió fue el epílogo incluido al finalizar la novela, escrito en 2011 por Rachel Cooke, y que explica el contexto de la novela y de su autora, Elisabeth Jenkins. Y, por no hacer espoiler, tan solo diré que los sucesos descritos de forma novelada en esta obra no son ficción. En efecto, esta terrible historia se basa en los hechos reales del conocido como
el "misterio de Penge". Y de este modo, descubrimos cómo esta terrible historia no se basa en una licencia creativa de Jenkins; sino en el comportamiento real de una familia, que conmocionó a la sociedad de la época.

Recomendada para quien tenga ganas de leer un relato duro que le lleve a reflexionar sobre el mal y la condición humana.

***